Cuidemos de nuestras estrellas: Sheila Herrero (2)

#fcdc04

Segunda parte de la entrevista a Sheila Herrero

“Al final solo buscaba excusas para no ir a entrenar.”

¿Se retira siendo feliz?

Para nada. Me retiro con 27 años un mes antes del mundial haciendo mejores tiempos que nunca en mi carrera. Aun así, llegaba a entrenar llorando. Entrenaba en ‘Delicias’ y, como era un referente para todos los chavales que había en la pista, me tenía que poner gafas para que no me vieran así. Al final solo buscaba excusas para no ir a entrenar. Estaba amargada. Retirarme así, por culpa de la enfermedad, fue muy duro.

Yo creo que mi padre no me lo ha perdonado nunca. Pero él también ha dicho siempre que un deportista se tiene que retirar en lo más alto y yo vi que iba cuesta abajo. Cuando a un deportista le falla la cabeza ya no tiene nada que hacer.

¿Cuál considera el mayor logro de su vida?

Mis primeros patines me los compró mi padre en una chatarrería por 100 pesetas y muchas veces he entrenado en carreteras, casi sin medios. De lo que más orgullosa me siento es que viniendo de una familia tan humilde haya conseguido tanto. Sin recibir apoyo alguno, ni de instituciones ni de nadie.

Si su padre no le hubiera comprado nunca esos patines ¿qué hubiera sido de su vida?

Yo he probado todo tipo de deportes. Era muy buena en todo. Imagino que habría acabado practicando otro deporte.

¿Cree que las nuevas generaciones saben quién es Sheila Herrero?

Yo llevo retirada un tiempo. Cuesta. Pero bueno, yo estoy involucrada en varias asociaciones dando charlas para inculcar el deporte y también relacionadas con la anorexia y muchas veces cuando voy a impartir esas charlas sí veo cierto reconocimiento.

¿Siente que tiene la relevancia que su palmarés debería acreditar?

Yo creo que sí. No hay un día que no me paren por la calle. Es lo que más ilusión me hace. Me encanta. Es muy bonito, es habitual que llegue a casa llorando de emoción.

¿A qué se dedica a día de hoy?

Trabajo en varias asociaciones impartiendo charlas u organizando eventos. También estoy en la pista de hielo de ‘Puerto Venecia’ dando clases. Me gustaría tener un trabajo más estable. Tengo pendientes varios proyectos.

¿Qué sueños le quedan por cumplir?

Me gustaría montar una asociación deportiva. Además, hace años empecé un proyecto con varios socios, algo parecido a una discoteca con patinaje incorporado, cuando volví de EEUU lo vi muy claro. Pero aquí en Aragón está difícil. Ahora mismo no lo veo viable.

¿Cómo está el patinaje a día de hoy?

Estamos en un auge total. Hay más fichas que nunca. A ver si la lucha para ser olímpicos es fructífera.

¿Podía vivir únicamente del patinaje?

Al final sí. Mis primeros 4 años de carrera fue más difícil pero a partir del 98 aprobaron distintas leyes y afortunadamente como hasta que me retiré gané bastantes medallas pues me daba para vivir. Poco a poco si vas ganando carreras se nota.

¿Hoy se puede?

Sí, pero depende de la calidad de vida que busques. Yo fui bastante austera.

“Tú puedes estar en la cima pero como empieces a bajar, si no te dejas oír, caes en picado.

Son muchos los casos de grandes deportistas que han pasado casi al anonimato. ¿Es algo natural o nuestra sociedad es desagradecida?

Seguramente ambas cosas. Depende de cada persona. Hay mucha gente que ha sido campeona de todo y una vez retirados no han querido saber nada.

Yo los primeros años después de la retirada no quería saber nada del mundo, pero también justo después de algún mundial que no me fue tan bien por culpa de las lesiones ya me tacharon de acabada.

Tú puedes estar en la cima, pero como empieces a bajar, si no te dejas oír, caes en picado.

¿Nadie es profeta en su tierra? ¿Dónde se ha sentido más reconocida?

Yo a nivel institucional no. Para los políticos no soy profeta para nada, pero a nivel de la calle aquí me siento adorada.

¿Ha recibido ayudas institucionales?

No he recibido nunca nada.

¿Cuántas promesa se le hicieron tras su retirada? ¿Cuántas se han cumplido?

Entre campeonatos de España, de Europa y del mundo creo que sumo unos 200. Son las mismas promesas que recibí. Los títulos los conservo, promesas cumplidas no tengo ni una.

¿Cuál es su relación con las instituciones a día de hoy?

Tuve una reunión con Jorge Azcón hace poco. Hablé con él y le propuse varios proyectos. Me dijo que iba a estudiarlo, pero el coronavirus ha frenado todo. Me parece que está bastante comprometido con el tema del deporte.

Hace años criticaba la hipocresía de la clase política. ¿Ha cambiado algo la situación?

Con el cambio reciente tengo esperanza. Confío en el ayuntamiento de Zaragoza. En los últimos años nunca había tenido una reunión con el alcalde. No sé si el cambio político tiene algo que ver. Pero los de ahora han tenido la cortesía de tratar conmigo y preocuparse por mis necesidades. Solo quería que me escucharán. De ahí a que salga algo adelante no sé. Confío en que sí pero me ha dado tantas “leñas” ya que tampoco me quita el sueño.

¿Merece la pena tanto sacrificio? Tanto pasado como el presente.

Siempre. Jamás pude imaginar que iba a conseguir todo lo que he conseguido. Me siento muy satisfecha por lo que mis padres invirtieron en mí para venir a verme cuando podían. No me siento una fracasada por no tener estabilidad ahora.

“ARAGÓN ES MI VIDA.”

¿Qué es Aragón para usted?

Aragón es mi vida. Me siento muy aragonesa. Española, aragonesa, maña y del barrio de Torrero. Estoy muy orgullosa. Valoro mucho la sangre de mi tierra. Tenemos la tierra más bonita y somos los más simpáticos. Somos los mejores. He viajado por todo el mundo y, para mí, Aragón es todo.

Carlos Luque Flórez, periodista aragonés.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *