Cuidemos de nuestras estrellas: Ángel Lafita

BdEY00ZCIAMmPFa

“Creo que volviendo me hubiera engañado a mí mismo, al Real Zaragoza y a su afición.”

“Bandera y orgullo de nuestro Aragón”. Eso reza el himno del Real Zaragoza, y es que, si hablamos de deporte en nuestra tierra, no cabe duda de que el Real Zaragoza es uno de sus mayores símbolos y, seguramente, su mejor embajador fuera de nuestra comunidad.

Aunque el club maño no vive su mejor época siguen siendo miles los niños aragoneses que sueñan con vestir algún día la blanquilla sobre el césped del Estadio de La Romareda. Hoy tenemos el placer de conversar con uno de esos niños que vio como sus sueños se hacían realidad y llegó a convertirse en ídolo para las gradas de La Romareda y para todo Aragón.

36 años después de su nacimiento y dos años después de anunciar su retirada hablamos con Ángel Lafita.

¿Cómo se definiría en una palabra?

No es una sola, pero diría que soy un hombre de palabra.

¿Y cómo cree que la gente lo haría?

Creo que dirían que soy honesto.

¿Cómo ha cambiado su vida desde que se retiró?

Ha cambiado mucho. Lo que más valoro ahora son los fines de semana y poder disfrutar de la familia.  También empezar a ser una persona más anónima.

¿Con qué vida se queda? ¿La de futbolista profesional o la de jugador retirado?

Son muy diferentes. Creo que para tener una necesitas haber pasado por la otra. Creo que son compatibles y no me quedaría con ninguna de las dos. Yo he vivido una etapa preciosa, con sus momentos buenos y sus momentos menos buenos. De ambos he aprendido de todo. Ahora creo que esa etapa ya la he cerrado. Estoy muy contento con lo que he conseguido, pero empieza otra fase, ni mejor ni peor, simplemente diferente.

¿Cree que la gente es consciente del sacrificio que supone ser futbolista de élite?

Ni de coña. Sobre todo, el antes de llegar al fútbol profesional. Creo que eso es lo que más sacrificio lleva y lo que menos se valora.

Desde muy joven formó parte del Real Zaragoza, ¿En qué momento vislumbra la posibilidad de que puede llegar a convertirse en profesional y vivir del fútbol?

Cuando empiezo el último año de juvenil en el ‘División de Honor’, tenía 18 años. Ahí empiezo a pensar que puedo conseguirlo. Aunque aún quedaba un largo camino. Subimos a ‘Segunda B’ y ya empiezas a vivir un fútbol semiprofesional.

¿Echa de menos el fútbol? ¿Sigue jugando?

Echo mucho de menos competir. Ahora mismo veo los partidos del Zaragoza por la tele y desearía poder estar ahí compitiendo. Lo que me cansó mentalmente fueron los viajes, las concentraciones, los hoteles…Tanto tiempo fuera de casa. Mentalmente acabé cansado, pero tú me dices ahora: “Oye vente el domingo una hora antes del partido y juega” y me lo paso en grande y competiría como el primero. Al final la competitividad la llevas dentro y para mí es necesario.

¿Tenía ídolos cuando jugaba?

Con Zapa (Alberto Zapater) siempre decíamos cuando estábamos en juveniles y coincidíamos que mi ídolo era Figo. Jugaba en mi puesto, era un referente en esa posición en ese momento y me gustaba bastante como jugaba.

¿Con qué futbolista actual se compara?

Me dicen que Carrasco, el del Atleti, se parece a mí.

“Creo que el VAR ha quitado la esencia del fútbol.”

¿Cuánto ha cambiado el mundo del fútbol desde que usted se retiró?

Tampoco ha cambiado tanto. Sí es cierto que el VAR le ha quitado esa miga que tenía. Creo que ha quitado la esencia del fútbol. Por lo demás está todo igual.

¿No le ha picado el gusanillo de los banquillos?

No. Prefiero el ámbito de la gestión. Me gustaría poder gestionar un club más que entrenar.

Ha jugado en varios equipos, ¿Dónde se ha sentido más valorado?

Me he sentido querido en todos los sitios donde he estado. Es cierto que mi mejor etapa de fútbol la viví en La Coruña, donde estuvimos jugando en Europa y conseguimos grandes cosas. Pero valorado me he sentido en todos los sitios. Estoy bastante satisfecho respecto a mi salida de todos los clubes. La gente siempre me ha tenido bastante cariño. Algo bueno he tenido que hacer.

Cuando abandona el Real Zaragoza por primera vez, ¿Piensa en qué va a volver?

Siempre te gusta volver a tu casa y por eso acepté esa opción de recompra que el Zaragoza quiso. Evidentemente siempre tienes esa ilusión de poder volver a tu casa de una forma diferente a la que te ibas, siendo un jugador más hecho.

Lo mismo cuando parte destino a Getafe. Es un hombre importante en aquella milagrosa salvación. ¿Le hubiera gustado quedarse?

Sí, a todo el momento le gusta jugar en su casa y estar en su casa. No hay sitio más cómodo, pero las circunstancias del momento me hicieron tomar esa decisión. Al final el fútbol y la vida son decisiones que hay que tomar y no me arrepiento de ninguna de ellas. Prefiero tomarlas y mirar hacia adelante, no pensar en lo que hubiera podido pasar si hubiera tomado otra.

Tras cuatro buenas temporadas en Getafe se marcha a Emiratos Árabes, donde se retira. Háblenos de la experiencia en el Al-Jazira.

Es totalmente distinto al fútbol europeo. Es muy físico y poco táctico. Hay poca afición, se vive de forma distinta, el clima tampoco ayuda. Fue una experiencia de vida absolutamente recomendable tanto para mí como para mi familia. Creo que fue el momento oportuno para hacerlo.

¿Era consciente del deseo de la afición maña después de retornos como el de Cani o Zapater? ¿Le hubiera gustado retirarse en su casa?

Sí. Y nada me hubiera hecho más ilusión que estar un año aquí y poder retirarme.

¿Hubo posibilidad de ese último regreso al Real Zaragoza?

Sí. Pero quería ser honesto, no me quería arrastrar. Yo ese último año no pude competir por el tema de los extranjeros y no estaba al 100%. Creo que volviendo me hubiera engañado a mí mismo y hubiera engañado al Real Zaragoza y a su afición. Eso no me lo podía permitir.

“El recuerdo que dejas es lo más importante en un futbolista y en una persona.”

Ha pasado casi una década desde que se enfundó la camiseta del Real Zaragoza por última vez, pero parece que su recuerdo sigue todavía muy presente en La Romareda. ¿A qué crees que se debe? ¿Puede considerársele como un símbolo del zaragocismo moderno?

Ojalá me vea así la gente. Mi hijo mayor acaba de cumplir diez años. Él no me ha visto jugar en Zaragoza, pero sí es cierto que se me recuerda con cariño. Incluso la gente de la edad de mi hijo, por lo que habrán escuchado de sus padres o hermanos mayores. Eso es lo que más ilusión me puede llegar a hacer. El recuerdo que dejas es lo más importante en un futbolista y en una persona. Si el recuerdo es bueno es que el trabajo ha estado bien hecho y sobre todo que has sido buena gente. Con eso me quedo.

¿Se arrepiente de alguna decisión tomada en su carrera?

Para nada. Absolutamente nada. Como he dicho no me gusta echar la vista atrás respecto a o que podría haber sido si hubiera tomado otras decisiones. No me arrepiento de nada.

¿Quién marcó más su carrera como futbolista?

Estoy muy agradecido a Víctor Muñoz. Fue el que me dio la oportunidad de poder cumplir mi sueño en el club donde deseaba. He tenido muchos entrenadores. Podría nombrar a Aguirre, por su cercanía me marcó mucho. Respecto a mis compañeros no te podría decir uno porque sería injusto con el resto.

¿Le queda como espina clavada no haber ido con la Selección?

Estuve muy cerca pero me pilló en el peor momento posible. Era cuando se ganó el Mundial y las Eurocopas.  Mi mejor momento coincidió con el mejor equipo y la mejor oleada de jugadores. Me hubiera encantado defender a mi país. No hay cosa que más orgullo me dé que ser español y por tanto defender a tu país en lo que mejor sabes hacer hubiera sido bonito. Si soy sincero me hubiera gustado, pero tampoco me pego golpes en la cabeza por haber estado tan cerca y no conseguirlo.

¿Por qué cree que le está costando tanto al Real Zaragoza salir del pozo de la segunda división?

Si tuviera la receta iría a decirla al club. En el mundo del fútbol la dinámica es fundamental y cuando entras en una dinámica positiva o negativa al final no sales de ella. Antes del coronavirus llevábamos una dinámica extraordinaria. Seguramente la mejor en los 7 años que hemos estado en segunda. Pero tras el parón salimos los peores parados.

¿Acude a La Romareda?

Sí. Iba cuando mi hijo quería ir. Somos socios todos y cuando podíamos íbamos. Es una costumbre que he tenido siempre. Desde que era pequeño iba con mi padre y con mi abuelo y quiero que mis hijos sigan esa costumbre que me inculcaron a mí.

Su familia ha aportado buenos futbolistas. Como su padre o su hermano Nacho. Tiene tres hijos, ¿Le gustaría ver en el futuro a alguno de ellos vistiendo la blanquilla? Aunque son muy pequeños, ¿Ve a alguno de ellos con potencial?

Ojalá, no te voy a decir que no. Pero son muy pequeños y lo que tienen que hacer es disfrutar con lo que hagan. Me da igual que sea fútbol, bádminton o petanca. Que se lo pasen bien es lo que más me preocupa. No soy partidario de obligar a los hijos a hacer un deporte que no les guste. Mi hijo mayor está jugando al fútbol. El mediano es muy pequeño aún y la pequeña pues ahí está.

“Allá donde he ido he llevado Aragón por bandera.”

¿Qué es Aragón para usted?

Aragón es mi tierra, es mi vida. Es el sitio donde nací y donde espero estar hasta que me jubilen mis hijos. Es donde mejor me siento. Cada vez que me ha tocado viajar y he escuchado “Aragón” siempre te entra la morriña y lo echas de menos. Allá donde he ido he llevado Aragón por bandera. De hecho, en mis espinilleras todos los años que he jugado llevaba mi bandera de Aragón porque me siento orgulloso de ser aragonés.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *